El #HINOJO: aroma, sabor y un aliado para la salud

El #HINOJO: aroma, sabor y un aliado para la salud

El bulbo y las semillas de esta hortaliza son conocidos por su abundante contenido en sustancias aromáticas y por su marcado gusto anisado

El hinojo es una hortaliza conocida por su abundante contenido en sustancias aromáticas, muy marcadas en el bulbo y las semillas, donde están los aceites esenciales responsables del aroma y del sabor. Es originario de la cuenca mediterránea, aunque crece silvestre en la mayor parte del continente europeo.


El hinojo está presente en los principales mercados municipales. – GABRIEL UTIEL

A lo largo de la historia se han encontrado menciones del hinojo en los papiros egipcios con indicaciones medicinales. Los romanos fueron quienes comenzaron a utilizarlo como alimento, ya que con sus semillas aromatizaban sus salsas de carne y los brotes frescos los consumían crudos.

El aspecto es muy llamativo y atrae la curiosidad de quienes lo ven por primera vez, quizá por no tener parecido con ninguna otra verdura. Posee un follaje plumoso y de color verde luminoso, con los tallos rígidos y firmes, y el bulbo grueso, blanquecino y redondeado es el de mayor calidad. Los bulbos alargados son menos suculentos. Su sabor es parecido al del apio, aunque con un gusto anisado más marcado y muy aromático, sobre todo, si se come crudo. Su fruto, la semilla, es muy pequeño, alargado y desprende un agradable olor a anís.

El bulbo se blanquea para que mantenga un color blanquecino o verde claro. Para ello, en las últimas etapas de crecimiento se cubre la planta, para que solo las hojas reciban luz. El tallo es de color verde claro, las hojas verde intenso y sus flores amarillentas.

Por su acción eficaz y su sabor suave, resulta especialmente indicada para administrar a niños y bebés aquejados de molestias intestinales, cólicas o para estimularles el apetito.

Los mercados municipales de Castellón cuentan con excelentes ejemplares, que, con el fin de que se mantenga fresco y crujiente, conviene guardarlo en una bolsa de papel o de plástico perforada dentro del frigorífico.

Francisco González Yuste

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.